“Vivimos en un mundo cambiante, rodeados de información y de estímulos externos que, junto con el ritmo trepidante de vida que llevamos, a veces nos hace más difícil el hecho de parar a escucharnos. Por un lado, disponemos de adelantos impresionantes en el campo de la tecnología y la ciencia, pero por el otro, vivimos cada vez más desconectados de nosotros mismos, de nuestros valores y nuestras necesidades más esenciales.

Es por esto que estamos ante uno de los retos más importantes de nuestro siglo, aprender a sobrevivir a la evolución sin perder nuestra capacidad de ser y sentirnos humanos.”

Elisenda Renom